Alta Fidelidad (High Fidelity), es el título de una novela de Nick Hornby, llevada al cine, de forma magistral por Stephen Frears. En ella, los personajes siempre están buscando, en todos los temas, su top 5. Puestos a hablar de cine y de música, como homenaje a una de mis películas favoritas, elegiré mis cinco canciones favoritas de entre los 58 temazos que recoge su banda sonora.

Para los que aún no hayáis tenido el inmenso placer de ver la peli os haré un breve resumen de la misma. Chico (Rob Gordon, dueño de una tienda de discos) es abandonado por chica (la exitosa abogada Laura). Chico entra en una crisis existencial: “qué he hecho con mi vida”, “por qué aún no sigo saliendo con…”, “seré yo o serán ellas” y todas esas cosas raras que de vez en cuando pensamos los tíos.

La espectacular banda sonora de High Fidelity va conduciendo la trama a través de las neuras de Rob, el día a día de la tienda de discos, sus relaciones con sus pintorescos dependientes, sus reencuentros depurativos con sus exnovias…todo ello filmado a través de una serie de monólogos de Rob en los que este se dirige al espectador como si fuera un amiguete al que está poniendo al día de todo. Esto te hace sentirte el colega, cómplice y confidente del protagonista.

high fidelity

Verdaderamente grandes las actuaciones de John Cusack como Rob, de la danesa Iben Hjejle como Laura y de un Jack Black que, desde la trastienda, casi se apodera de la película, explotando al máximo sus virtudes histriónicas y musicales (si la presencia de Cusack no fuera tan fuerte, podríamos incluso hablar de uno de nuestros “secundarios al poder”). Excelentes también todo el elenco de secundarios de lujo (Catherine Zeta Jones, Tim Robbins, Lisa Bonet…).

Pero lo que hace a esta película realmente especial, es su banda sonora, que no solo es un telón de fondo sobre el que transcurre la trama, sino que se entrelaza con ella, convirtiéndose en parte esencial de la misma (como no podía ser menos en una novela de Nick Hornby y discurriendo en una tienda de discos). Tal es así, que incluso Bruce Springsteen se aparece a Rob para darle consejos sobre qué hacer con su vida.

Mi Top 5 de High Fidelity

Elegir solo 5 canciones de entre toda esta panoplia de temazos es una tarea complicada y, seguramente, no muy bien valorada, pues elija los que elija, seguro que me dejo fuera uno de los mejores, pero vamos a intentarlo. Aquí y ahora, mi Top 5 de High Fidelity es el siguiente:

Dry the Rain – Beta Band

Mi primera favorita es para Beta Band, una banda británica de finales de los 90, que no tuvo un gran éxito comercial, pero que, con el paso del tiempo se ha convertido en una banda de culto.

La incluyo en esta lista no porque sea muy relevante en High Fidelity, sino, únicamente, por su calidad, pues en la peli suena apenas un minuto, en una escena en que Rob dice que va a vender cinco copias del EP Dry the Rain de Beta Band, solo con hacer sonar esta canción en la tienda, en un momento en que hay bastante gente en la misma. Esta mención en el film abrió al grupo las puertas del mercado estadounidense, donde, pese a todo, no tuvo gran relevancia. Aquí os dejo la breve escena en que aparecen en la película.

Babe I love your way – Marie de Salle (Lisa Bonet)

Personalmente, mi favorita entre las favoritas. Una canción compuesta por Peter Frampton en 1975 y versionada hasta la saciedad (¿quién no recuerda, por ejemplo, el cover de Big Mountain para la BSO de Reality Bites?… por cierto, otra peli, cuya BSO merece un artículo como este) que, como dicen en la peli, y comparto plenamente, es un ejemplo de moñez musical.

Peeero… mira por donde, aparece una cantante llamada Marie de Salle y convierte el barro en una escultura, con su mágica y sensual voz. ¿Quién es la misteriosa y atractiva Marie? Pues en otro de los aciertos del casting, eligieron para el papel a Lisa Bonet. Sí, sí, la bella y rebelde hija de Bill Cosby, que tras pasar por una turbia relación con Lenny Kravitz, hizo pocos papeles en el cine, pero todos ellos fantásticos (como el de Epiphany Proudfoot en El corazón del Ángel).

En la película la definen (ingeniosa y acertádamente) como una mujer a medio camino entre Sheryl Crow y Susan Day y ella, a cambio, hace esta versión del Babe I love your Way.

Como dicen los chicos “yo antes odiaba esta canción… y ahora me encanta”.

Smells like Teen Spirit – Nirvana

Ok, esta es un poco tramposa, pues no llega a sonar en la peli, pero, por un lado, merecería, haber sonado y por otro…tengo una coartada. En una de las escenas se la nombra como una de las cinco favoritas como canción primera de la cara A (Top 5: side 1- track 1) lo que, además, genera un divertido debate, sobre las “cinco principales”.

Ah, por si alguien le queda la curiosidad, las otras cuatro favoritas eran: Let’s get it on de Marvin Gaye, Janie Jones, de The Clash, Radiation Ruling the Nation, de Massive Attack y el White light, white heat de la Velvet Underground.

Yo cambiaría el Janie Jones por el Hells Bells de AC/DC en Back in Black y a la Velvet por el Message in a Bottle de Police en Regatta de Blanc y, pero, en general, es aceptable, es una gran lista… No olvidemos que High Fidelity es del año 2000 y ya ha llovido desde entonces.

Walking on Sunshine – Katrina and The Waves

La cuarta elección es para otra de las canciones que se entrelazan con la trama de la película: Walking on Sunshine, de Katrina and The Waves. Un tema que nos hartamos a bailar en los 80′ y que el deslenguado Jack Black intenta imponer como canción para levantar el ánimo un lunes por la mañana (“Monday Morning Tape”), desbancando a los aburridos (que no me oiga nadie, Belle and Sebastian).

Divertida escena, para dar cabida a una canción que se ha hecho un hueco en nuestras vidas y de la que me encanta su primera frase “I used to think maybe you loved me, now baby I’m sure” (el día que eres consciente de eso…¡¡vaya que si “walking on sunshine“!!). Ahí va la escena, por cierto la coreografía del bueno de Jack…pues eso…

Let’s Get it On – Marvin Gaye

Y llegamos a la 5ª, el leitmotiv de la película. La canción que nos va llevando de la mano desde el principio hasta el inevitable desenlace. Let’s Get it On es lo que mantiene viva la esperanza de Rob de reconquistar a Laura; es su canción, la que les hizo conocerse y estar juntos y la que les acompañó mientras lo estaban. Y no podía haber mejor colofón para High Fidelity que esta canción. ¡Y vaya cómo lo hace!

Let’s Get it On fue compuesta y popularizada por Marvin Gaye en 1975, dentro del “estilo Motown”, con la instrumentación de los Funk Brothers. Es una balada, mezcla de soul y funk a la que, en esta película, se da una vuelta de tuerca, para mayor gloria de un Jack Black pletórico. Al frente de los ficticios Barry Jive & The Uptown Five, Mr. Black hace un derroche de voz, buen gusto e histrionismo, que pone fin a la película y nos deja sin palabras, buscando alguien a quien abrazar para bailarla.